Cuál es la cerradura más fácil de abrir

No es sencillo decidir cuál es la cerradura más fácil de abrir, ya que existen muchos modelos que pueden ser abiertos sin problemas, tanto por los cerrajeros como por los ladrones. Por eso, si tenéis una cerradura vieja, es mucho mejor cambiarla. Mientras más años tenga una cerradura, más fácil será que los ladrones la manipulen.

Cerraduras sin anti bumping, las más fáciles de abrir

Si vuestra cerradura tiene ya muchos años, es muy probable que no cuente con la técnica de anti bumping, lo cual puede causar que sea forzada sin problemas. Esto la convierte en una cerradura poco segura y muy fácil de abrir para los ladrones.

El bumping, como sistema de robo, es muy sencillo. Para lograr forzar la cerradura, los ladrones meten en la ranura una llave manipulada y diseñada para ese cometido y luego dan una serie de golpes con un martillo. Esto permite que los pitones se encajen poco a poco y hará que el engranaje gira hasta que la puerta se abre. Aunque la técnica no es fácil de desarrollar, con un poco de experiencia se puede aprender. Los ladrones están muy experimentados en este método, de aquí es, que los robos sean llevados a cabo a gracias a este funcionamiento sean los más comunes.

¿Cómo reducir el riesgo del bumping?

Si queréis reducir el riesgo a sufrir robo por bumping, debéis hacer lo siguiente:

Primero, es muy importante que instaléis un escudo protector alrededor de la cerradura. Esta técnica hará que el ladrón no pueda conocer la marca de la cerradura, ya que necesitaría de una llave específica para poder abrir la puerta con el método de bumping. Si el ladrón no conoce dicha marca, le resultará más difícil abrir la puerta. Aunque no impedirá al 100% que pueda realizar esta técnica, lo hará retrasarse y la probabilidad de abandono será mayor.

Segundo, cuando tengáis la oportunidad, os recomendamos que cambiéis vuestra cerradura a una que sea anti bumping. El diseño y la forma es similar al tradicional, pero posee acero en su interior. Eso impide que el ladrón pueda utilizar aquel sistema tan usado.

Siempre debéis cerrar la puerta con llave

No importa el tipo de cerradura que poseáis, siempre debéis cerrar la puerta con llave. Si salís de vuestro hogar sin hacerlo, es muy seguro que los ladrones puedan abrir la puerta sin ningún esfuerzo, gracias a la técnica de “resbalón”, la cual es muy sencilla y consiste en coger un plástico duro y flexible, y meterlo entre la puerta y la cerradura. Con un poco de paciencia, pueden conseguir que la puerta se abra fácilmente. Para evitar esto, algunas cerraduras echan la llave de forma automática.

Tengo una cerradura fácil de abrir, ¿qué hago?

Si tenéis una cerradura que no posea ningún sistema de seguridad, lo mejor que podéis hacer es cambiarla lo antes posible.

Primero que nada, es importante que cambiéis el cilindro lo antes posible, y si hacéis esto, podréis cambiar la cerradura e instalar una que os ofrezca mucha seguridad anti robos, como, por ejemplo, algún modelo que cuente con anti bumping y anti palanca, entre otros.

El objetivo es colocar una cerradura segura en la puerta de vuestro hogar, para poder proteger vuestros bienes de los ladrones. Aunque tenéis que recordar que ninguna cerradura es imposible de abrir al 100%, algunas podrán complicarle las cosas al ladrón, ya que, si se pone nervioso porque no consigue forzar vuestra entrada, abandonará su trabajo.

No olvidéis que, en ciertas ocasiones, es mucho mejor hacer una pequeña inversión a tiempo, que lamentarse en el futuro. Si los ladrones ven que vuestro hogar es muy vulnerable, irán a por vos y vuestros bienes. Para evitarlo, podréis cambiar vuestro cilindro, lo cual suele ser económico, y así tendréis mayor tranquilidad.